domingo, 27 de novembro de 2016

29.


Não tem dia que eu não aprenda dessa nova casa; as folhas, flores, as plantas e a árvore da fruta ainda desconhecida.
(“Nova” que na verdade parece de uma vida toda. Não sei se eu moro nela ou ela mora em mim hehe).

Cheguei ainda no inverno, vi as florzinhas secas caírem enchendo o chão de uma cor branca e marrom, formando um tapete.
Eu varria o pátio e no outro dia, outras florzinhas mais estavam ali. Lá ia eu varrer de novo...
                                                                                   
 Na semana em que eu me mudei era “chuva trás chuva”, entrei pra casa no mesmo ritmo.
 Eita limpeza!

Depois, veio O Frio.
Quase congelei na parte de cima da casa:
Eu, uma cama enorme gelada e uma janela estreita na diagonal onde eu especulava a rua – hoje em dia é a minha janela secreta, hehehe.
                                                                                  *
Logo depois... Veio chegando à primavera... Toda linda!
As florzinhas começavam a esbanjar delicadeza...
Todas muito graciosas J inundando o pátio de um cheiro doce, que se parece ao jasmim- mas não é jasmim, vai entender...
                                                                                  *
A porta da casa começou a estar mais aberta, pessoas se encontrando, amigos se re-conhecendo.
O pôr do sol cada dia mais bonito e o vento mais sereno

 A casa ia recebendo presentes e eu também J
Algumas plantas começaram a renascer e eu, entusiasmada, fui plantar mais.
Mas - no fundo das minhas caraminholas - plantei sentindo medo que elas morressem (imagina só!). E assim foi, morreram aos pouquinhos.

Que sensação estranha, boba, e doce ao mesmo tempo... Eu senti a perda delas...
Senti por não ter cuidado melhor, por ter plantado com medo, e senti mais por me achar “a tal” diante da simplicidade e grandiosidade dos ciclos da vida mesma.  Onde tudo muda, morre, nasce, renasce. Sim, todo mundo sabe disso, mas às vezes a gente pensa como algo dissociado e distante de todos os nossos instantes de vida.
 Se esquece, fácil.

E lá vem a Natureza, humilde e generosa sempre, nos convidar de novo e de novo... A entrar, e nos reconhecer na nossa própria casa.
  
“Se colhe o que se planta”, não é? Literalmente é assim mesmo também hehe
                                                                                           *
Dias depois, fiquei gripada durante uma semana.
Uma gripe bem forte, que me fez parar.
E parando a gente reavalia coisas, não é?

Foi bom...
Mas tive que deixar ir (........................................
deixar ir a gripe, a água que escorria incessante pelo meu nariz – e sim!
a couraça velha, o medo e a desconfiança,
a carência,
a falta de compreensão comigo mesma, com os meus processos, com a minha história
...............................................)

Foi beeeem frutífero.
                                                                                       *
É tão bom se sentir em casa.

É a gente que faz A casa ... (?)
Por isso aquilo de que se pode “estar em casa em qualquer lugar do mundo”.
Mas antes é preciso “morrer”, cavoucar a terra mesmo, essa terra, dentro de nós.
É preciso ter mão delicada, paciência, respeito, compreender e abraçar os ciclos.
Adubar, afofar, nutrir.

E aí, ela vai estar pronta pra dar frutos com a semente que cair!
Independente das intempéries e das plantas ao redor.

Nos custa ainda, compreender que somos feitos da mesma “matéria” que a Natureza própria.
                                                                              ***
Hoje mesmo eu olhava umas plantinhas que “dava por morta”, mas que assim mesmo eu cavouquei a terra reguei com água, cuidei, pensando que talvez elas ainda pudessem reviver. E deixei ali.
E elas cresceram!  Uma delas cresceu um montão...

Mas, eu deixei elas livres, pra “morrer de vez” ou reviver, não “botei presão” haha

E é diferente a sensação que sinto agora quando olho pra elas, porque é uma espécie de respeito e aceitação pelo o que elas são, assim como são, sem eu projetar nenhum desejo, de que “sejam assim o assado”. Isso se parece a algo nosso não é... As relações.

Pois é, nada está dissociado.

A vida tá aí, todo o tempo, esbanjando sabedoria.
Sendo bela, triste,
Sendo tudo... enfim.

E sim!






domingo, 23 de outubro de 2016

sobre mentir-se.

 La oferta de máscaras es algo considerable...

Hay muchas máscaras en venta
Hay muchas opciones de colores;

Máscara “todo bien”
Máscara “te quiero pero...”
Máscara “soy feliz así”
Máscara “no te necesito”
Máscara “me da igual”
Máscara “ni te veo”
Máscara “sí, sí, siempre Sí”
Máscara “pobre de mí”
Máscara “no me afecta”
Máscara “no me importa”
Máscara “yo no soy así”

He probado cada una de esas...
Unas me han quedado bien puestas por más tiempo según la tendencia
Otras me las puse y no funciono muy bien con la gente y las tiré...
(Creo que ya estaban medio pasado de moda...)

A veces intentaba renovarlas cociendo esto, aquello...
Pero algunas ya estaban gritando de viejas como para caerme bien

Así, las iba intercambiando de acuerdo al día y al evento:
 Sí era invierno, primavera, una fiesta, un paseo...

Un día las miré:
todas caídas al piso...

¡Como si se hubieran puesto locas!
 (Mira vos... pensé...) 
y me gustó la actitud...

Las estuve observando así por un buen rato...

Hasta que me cansé, me di la vuelta
y las dejé,
ahí

.




sábado, 24 de setembro de 2016

*Nota.

Sueño. 
Discusión, nivel, ilusión. Q había desde nuestras ilusiones, perspectivas.
Uno no está y no he realmente el otro, a veces ve una imagen. Que el mismo rotula o las defensas del otro.  La cáscara, no fuimos habituados a sermos libres dentro de nuestro cuerpo. Estamos enjaulados. Sutilmente,  y desde ahí agredimos. Pues desde donde amamos.... cual Estado.  Paradoja. Como el agua.  Expande,  sensible, intangible
es crear desde el error, la desilusion,  y volver...




*Cuando las palabras quieren hablar, se hablan... discuten y discuten.... 
discuteeeen ~






sábado, 10 de setembro de 2016

Para que una casa sea.

Para que una casa sea es necesario amor.

Y sobretodo humor, por sí memorias viejas quieran entrar soberbias por la ventana... - ¡que prepotencia!

Para que una casa sea, se necesitan plantas, flores y frutos - lecciones diarias sobre renacer y sobrevivir, a  todos los días y en todas las estaciones...

Para que una casa sea es necesario agua, fuego, sol, luna y viento - ingredientes del universo.

Es necesario el pan, el vino y los amigos - los remedios caseros.

Para que sea casa es necesario techo.

Para que tenga un techo tierra y para la tierra trabajo, agua y vida.

Para la vida, paciencia - “simpleza.

Para que una casa sea, se necesitan ojos que la sientan, risas que la aprecien y música que la acaricie.

Para que sea:  paz, luna, cielo y noche. Sol y algo dulce a la primavera.

Es necesario manos juntas.

Que ella entienda de los ciclos, las idas y vueltas.

Y antes de cerrar la puerta,

 que nosotros seamos en ella.




segunda-feira, 29 de agosto de 2016

Mandiorama Modo Viaje

Mandiorama Stand Up - en modo viaje.

Desde mi ventana.
Estación: Pedro Juan Caballero.

Empezamos bien. Terminamos vivos.
 De lo que se dice de un viaje con historias para contar.

La salida

Faltaban 20 minutos para las 23hrs - horario de salida del bus. Sí, la euforia por el viaje era un poquito grande (ma’vale) y casi que se viaja por ahí nomás... Así, en la piecita del fondo, entre amigos...
Bueno, camino de salida a la puerta de la mandiofi, algunos de los integrantes en cuestión, presenciaron un asalto a mano armada en la esquina – y sí, así andamos en estos días...
A la vuelta de la esquina a cualquier hora, todo puede pasar, todo se ve, todo se vende....Y nos toca el viaje a Pedro Juan... Así que, seguimos: Juanpa y Santi le acompañaron a la chica que había sido asaltada hasta su casa  -¡muy bien!
El restante del grupo esperaba ansiosamente - ya dentro del auto....
Llegaron. ¡Y rumbo a la terminal!

Abro un paréntesis (
Aún en la mandiofi, todos reunidos y contentos por el viaje, escucho una frase – que  visualicé en ese momento, como la posibilidad de un eco hacia tooodo el viaje, que decía:
-           - ¡Esta vez, legalmente nos vamos a farrear!
Autor: Juanpa Ramirez, más conocido como Perro Adalberto. Y sí algunos no saben, les comento que la gente tiene una leve tendencia a decirle el “nerviosín”, pero por cualquier cosita ya le hinchan... Yo te entiendo Juanpa, está bien. La vida no es todo chocolate y galletitas, está el pan con huevo también.
Y me gustó tu actitud. ¡Ese ímpetu con que dijiste esa frase!
A pesar de que, ya no le empezó muy bien la suerte... Le tocó viajar en el único asiento con defecto... El Ninja al lado, intentó ayudarle con la butaca - aunque no fue mucho del agrado de Juanpa.
Cierro paréntesis )

¡Llegamos a Pedro Juan! Y a pesar de la frenadita brusca del colectivo en medio del viaje, todos parecían bien.
Y un viaje suele ser así, no sentís nada que te pueda desagradar al principio, pues todo es una bendición con sólo salir de la rutina, despejar - es buena esa posibilidad que un viaje nos trae de volvernos a estar en modo positivo.
Pero, como la vida es hecha de dos polos y así misma ella se equilibra, se renueva y vibra, en el primer día en Pedro Juan, llovió. Y llovió... torrencial.


 Por la mañana de ese viernes, los chicos se fueron a la radio  Amanbay, conversar sobre en el Stand Up – que se haría a la noche de sábado  en “Bohemians Old Bar”.
 Luego, todos nos encontramos en la “Chacrita”, con Eduardo y Henrique (productores del evento: MangusProductions)


Y ya por la tarde, sonaba desde Pedro Juan Caballero Mandiorama rádio - y entre la charla y la ciudad:  
-Un pié entre líneas: Paraguay y Brasil.


      - Recuerdan, que en el Stand Up, la comedia tiene una “fina línea tenue”...
- Juanpa nos comenta que justito sin querer se quedó en la cama de la pieza del hotel que está al paso del baño. Ninja incluso ya lo había hecho notar el estilo Freeway que se huele por esa área ubicada.

- Santi y Camilo >


 Nuestro almuerzo

Recibimos chocolates después de almorzar. Todos en el lugar fueron muy amables con nosotros, esas cositas así como sorpresa en el día nos hacen bien...


 De postre - al shopping de la ciudad

Juanpa: “Yo no voy a mirar cosas que no voy a comprar.”
Ninja: “Perro solitario al hotel”.
Yo diría que aquí Ninja escribiría: es que todos nos fuimos al shopping menos Juanpa.
Son divertidos estos dos juntos y se entienden.... Creo que sí.

Hablando de Ninja, el me comentó que en el shopping justo a él le tocó funcionarios que no hablaban para nada español. Se vio en un cruce sin GPS, sin saldo, con el auto atascado. Pero, ¡arrancó!
Y me arrancó también un dolor de cabeza justo ahí en el shopping que no había una farmacia alrededor... Salí a preguntar por los negocios sí por ahí tenían un remedio. (Paracetamol en este caso)
Después de tres intentos, en una Heladería, la señora que estaba en la caja tenía. Ella sufría de sinusitis también. Me enseño un remedio casero, pero no pude grabar, era muy raro...  La otra señora que yo había consultado antes, vio que logré encontrar y me dio una sonrisa larga. Se compadeció, seguro ya le pasó algo parecido, habrá pensado: “loca andará esta, seguro explota como yo aquella vez...”
 ¡Santa heladería!

(Me faltó una selfie con la señora... :)  )

 Salida del shopping

Nos reencontramos todos ahí en la puerta de entrada y mientras decidíamos como volver al hotel, estuvimos charlando sobre un asunto que se fue hilando en varios momentos de nuestro viaje. Asunto este que se revela por ser un todo: los “ismos” en lo femenino y masculino, la violencia, la necesidad de respeto, gentileza, amabilidad y la consciencia de la no separación de nosotros hacia el todo.

Y hacía una tarde bien linda, había un viento fresco y se acercaba la puesta del sol. Ya me había contaminado el “modo viaje”...

En verdad, confieso, siempre me pongo introspectiva cuando viajo a otras ciudades y veo gente nueva, costumbres nuevas. Es una paradoja: en que uno se aleja de su casa - y de uno mismo- para fusionar-se con y entre los demás, para luego encontrar-se de nuevo...
Y me quedo así, es irremediable ya...

Foto: Patrick A.
A la noche Cena y Bar

Nos fuimos a un Bar del lado brasileño en Ponta Porã - me hizo acordar de los barcitos playeros de Brasil.
Patrick no tardó en hacer su playlist en el Jukebox - o Rockola :)  . Y, en medio a la concentración ahí que estaba Patrick, apareció un tipo (un cara) un poco raro, que se “encarnó” ahí, no salía de ahí con su vasito en la mano...
Aquí se puede ver su manito en el jukebox :



La noche y sus bares tienen así sus “peculiaridades”... A veces, al paso de los traguitos, drinks, cervecitas, la gente se va poniendo más sueltita, más amigable...
Depende también, del grado que va afectando (o no) a cada cual... Creo que es en lo mínimo recomendable saber también de su propio trago y su grado... jeje!

 Yo, tomé unas cervecitas como hace rato no tomaba: en ese vasito chiquito de vidrio que va directo... Y te da una sed...

¡Ah! Había una mesa de billar y ahí estuvimos jugando un tiempo – yo jugué poco, me retiré antes que hiciera picar la bolita hasta la mesa de al lado haciendo un gol por la cabeza de alguien.

Enseguida, empezó a sonar la lista de músicas de Patrick: Cazuza, O Rappa, Chico Science y otras más...Confieso que tuve un instante de esa sensación: “una época de mi vida... mai laife ou mai godi... ”  :)

La música tiene ese poder de transportarte a tus memorias – y suele ser adictivo.

Después, Eduardo y Henrique nos llevaron a Paraguay de vuelta – Pamela estaba ahí también. Estuvimos un rato más en Bohemians Old Bar y de a poco cada uno fue volviendo...

Y que linda noche hacia para caminar en la calle: Luna llena - aquél frio en la temperatura exacta para irse a dormir... Y ahí anduvimos hasta llegar al hotel.

Caminar por la calle a la noche solía ser tan bueno.

Frase extraída de la noche o del bar o...:
“Por qué tenés que complicar tanto el hecho de vivir.”
Autor: Camilo.

Sábado – ¡a despertar...!

Llovía, lloviznaba también...Pero, a la hora que pasó Eduardo al hotel a buscarnos para almorzar parecía que se liberaba una compuerta...
      Cuando llegué al restaurant mecánicamente me sacudí al estilo perro mojado y despeinado. ¡A Patrick no se le movió un pelo!

Me acordé de cuándo chica, que entre hermanos, jugábamos a ver quien entraba en casa o en el auto sin mojarse- cuando el auto no nos mojaba. ¡Ni una gota era lo máximo! ya se ganaba para todo el año...
Una vez, uno de mis hermanos logró. Yo y mi hermana buscábamos y buscábamos “una gotita aun que sea...”y nada... Hasta hoy no sé que habrá hecho...

Y bueno, ¡ah! Rocío había llegado en este día - y luego más tarde Gianluca.
Estábamos por el fin del almuerzo y empezamos a hablar sobre un tema que está en discusión por todas partes, y creo que ahora realmente se Habla y no se “disimula”: la violencia física y psicológica entre hombres y mujeres. No sólo la violencia en cuestión, pero también las consecuencias de eso en todas las etapas de la educación y construcción de la identidad de un ser humano, que no está aislado de la sociedad y cultura que le tocó por vivir. Somos tanto el espejo como los reflejos de nuestros ancestrales, nuestras familias y nuestra Historia que constituyó este sistema que así como se retroalimenta se autodestruye también...

Femenino y Masculino no representan sólo géneros (si es que se puede decir así) pero también energías de acción en el mundo, como el Sol y la Luna, el Yin-Yang, que cuando se complementan crean Vida, no sólo física, y si, la posibilidad de alcanzar la verdadera vida en plenitud, en equilibrio, en paz.

El conflicto que nos toco conversar en ese día, es que aún nos cuesta llegar a explicar el por qué cuando un hombre es agredido por una mujer, es motivo de burla constantemente. Se entiende superficialmente, pero no se llega a profundizar en la causa, que está mal para cualquiera. Se entiende también, que la mujer estuvo sumisa, callada, humillada, condicionada, violada, fragilizada, utilizada, comercializada, por miles de años... Es mucho dolor, así como es injusto no creer que un hombre pueda llegar a comprehender la maternidad (más allá de la cuestión biológica) o permitirse ser y estar frágil.

¿Por qué nos lastimamos tanto...?


Ya a la tarde... Un café largo, por favor.

Sin ninguna pretensión de seguir hablando sobre el tema anterior, Roció y yo estábamos en busca de un cafecito pos almuerzo. ¡Y es que encontramos! Casi en frente al hotel, nos pegamos una corridita estilo misión imposible (porque llovía...) y entramos en el Café.

Muy amable la gente de ahí, el dueño creo que era brasileño. Rocío probó- creo que por primera vez- el típico “café pasado” du braziullll. Tomó tres a lo largo de la charla... Sí, al final entramos a las 14hrs (creo...) y salimos ya era casi las 18hrs... Y es que llegaron más integrantes al “café pasado” y ahí estuvimos hablando un laaargo tiempo... Y qué buena charla... Estábamos Rocío, Camilo, Santi, Patrick y yo. Puedo intentar resumir que hablamos de nuestro niño interior vinculado al Clown seguido a la Consciencia hacia un Cambio... Nada rutinero... jeje


Escuché de ahí frases muy lindas ese día. Que no voy intentar transcribirlas o darles nombre. Las dejo así como el agua, que sabe hacia dónde va...

Llegó el momento – ¡Stand Up!

No quería seguir contando que llovía, pero bueno, ya lo hice. Es que a causa de esto, el show seria adentro del Bar, dónde la presentación sería aún más intimista, más ojo a ojo, face to face, mi cara por tu cara :P
En fin, todos reunidos en la parte de afuera del Bar, haciendo un entrenamiento entre un traguito de Pilsen oootro traguito de Pilsen... (Jeje)  ¡Y a empezar...!


Del show y de la noche: nos divertimos.
Los monólogos fueron muy armónicos entre todos, y cada cual con su “salsa” dejando ahí un poco de uno mismo. 
Al verlos ahí en el escenario, estuve pensando en la condición vulnerable que uno suele estar...Cuanto eso es comprensible o no a los demás, cuanto uno puede renunciar a muchas cosas en el acto de expresarse.
Creo que renunciamos todo el tiempo al paso que elegimos. Así vamos tejiendo: qué venimos a decir, a contribuir, compartir...
Y a medida que el trayecto se va tejiendo uno pasa a aceptar más, así como a equivocar-se más... Se identifica en  las circunstancias, los nudos, los otros: conflictos.
   ¡Epa! ¡Paro por aquí!
Contaminada por el modo viaje... avisé al principio... (Carita amarilla con dientes apretados.)

Frase recompilada de la noche o la noche que se hizo frase:
“Esa música es para bailar, no para escuchar...
...de la vida, un 10% de la gente sabe aprovechar...”
Autor: Santi.

Era domingo – doRmingo
Me desperté, desayuné, después volví a la cama... Pero como hacia un día tan lindo (había un sol hermoso)  me levanté enseguida y fui a tomar sol allá abajo en el patio del hotel. Hacía frio también, pero no para este amigo:


 Antes del almuerzo, algunos de nosotros fuimos caminando hasta la calle fronteriza entre Paraguay y Brasil. Y podes estar ahí... sentado entre dos países. Curioso percibir, como que sólo al pasar de un lado a otro, existen detalles que difieren a esos dos espacios delimitado por sus leyes o convenciones, y que sin embargo, están ahí ocupando una misma tierra...


Es bueno- así como delicado también - ir a visitar un lugar que no “sabes” mucho sobre... Así no te vienen rótulos viciados que tal vez se proyecten en tu experiencia, así como podemos caer en rotular personas. Estás ahí, desde la inocencia, mezclada a la curiosidad y una instintiva desconfianza.

Ya a la tardecita...

“La Ciudad después de los Cafés”
Autora: Rocío.

Mientras escribía en mi pieza del hotel, se veía desde la ventana el sol que ya se iba. Después de darnos un día hermoso - nos regalaba por los días de lluvia...


Desde ahí  empecé a escuchar  que cantaban al paso de una guitarrita allá en el patio... Se escuchaba bien, reconocí el ukelele y fui a curiosear quien estaba allí...
Eran Rocío y Gianluca bien acompañados por la música.
Después de un rato nos fuimos los tres en busca de un café. La ciudad estaba en pausa...medio que “fantasmagórica” (los dos comentaron) jaja y bueno era domingo...

Pero, al salir del café - una estación de servicio - ¡Era otra ciudad!
“Dónde se escondió toda esta gente...” :)
Y nosotros también salimos de otra manera, por suerte todos es “cambiante”.

La vuelta a casa

Por qué cuándo uno va a arreglar la valija al volver – con la misma cantidad de ropa - ella se niega a cerrar... Creo que es una ley del retorno según tu estado de ánimo al arreglarla... :P

Nos tocó volver justo en el mismo día del término de las Olimpíadas, así, como contaminados por ese sentimiento de fin de fiesta  :)

Aunque creo que un viaje nunca termina.
Camilo estaba bajando las escaleras.
Un viaje te despierta. Y la verdad que en nuestro caso nos despertó en serio a la vuelta. 
Nuestro colectivo animado: Había un perro, no El Perro, un perrito mismo - sin embargo a Juanpa le fue cinco estrellas porque no se movió hasta la llegada. Y mirá que había una sinfonía “ronquica”... Una armonía realmente impecable mediante los roncadores y sus silbidos.
Intenté sentir: “no escuchás naaada...respirá, meditá, 1 2 3...”

Hasta intenté mentirme a mi misma que dormía... ¡ja! Hasta que me rendí y ya me reía nomás: la mejor parte del trayecto.

Ya era el lunes, en Asunción.
»
Hay historias que se quedan en un instante y no hay como transcribirlas, ahí, es el mérito que lleva la palabra presencia. Y a cada uno le llega de determinada manera, que es lo que hace de nuestra palabra, recuerdos y memorias, algo intransferible. Como algo que se siente único. Y creo que desde ahí uno empieza a escribir.


 Suvenir: se viene una canción inédita:
“Por gente como vos...nananá naná nananá....”




Anandrea  - o Dedeia, Dedé, Deia...   
 Gracias ;)

sábado, 13 de agosto de 2016

Transcrever - universo atravessado


É água do mar no corpo

O descanso, após a carga pesada.

O peso do corpo e a morte funda nas horas do sono

A confusão entre as horas, os dias e as datas.

Das ruas: as caras, os olhos, os passos e os ruídos que invadem a casa - a pele e os pensamentos.

Noite e dia num mesmo dia

O distante mais próximo

O abraço entre

A frase incompleta

Porta-retratos


Rastros.



terça-feira, 2 de agosto de 2016

Quem sabe...

Fortaleza é encontrar-se profundamente frágil diante do próprio  forte que havíamos construído. (Forte engano...)

Fragilidade: um instante tênue entre o que se é e o que se foi.

Pode ser mágica a relação entre o forte e o frágil.


A gente fica muito mais bonita (o) quando a gente veste a nossa verdade.